Test Grafológico


Cada forma de escribir es única. Los signos gráficos que plasmamos en un papel dicen mucho sobre nuestra personalidad. Por ello, las organizaciones han encontrado en la grafología a una aliada para sus procesos de selección.

La administración de tests grafológicos permite aclarar dudas sobre si el perfil de personalidad del postulante es compatible con la cultura de la empresa, con sus jefes, empleados y grupo de trabajo, si podrá adaptarse al ritmo y tipo de tarea, entre otras. Este análisis es posible porque a cada signo gráfico le corresponde una interpretación psicológica. El grafólogo podrá realizar una interpretación de una muestra manuscrita, incluyendo aspectos tales como:

Inteligencia: Claridad de ideas, inteligencia práctica, visión global o capacidad de síntesis, capacidad de análisis y creatividad.

Comportamiento social: Sociabilidad, diplomacia, adaptabilidad, resistencia al cambio, impaciencia y agresividad.

Cualidades profesionales: Rendimiento, constancia, iniciativa, capacidad de decisión, orden, capacidad de organización, capacidad de observación, dotes de mando y concentración.

Los pasos del análisis grafológico

GrafologiaPara realizar un análisis grafológico se necesita un texto manuscrito del postulante, como una carta de presentación. El documento debe ser generoso en cuanto a la cantidad de grafismos (no menos de quince líneas) y estar firmado por su autor.

El especialista en grafología analizará cualquier cambio que el escritor realiza cuando escribe en letra cursiva, lo que la persona agregue en los trazos, ángulos, rectas y curvas, indicará rasgos de su personalidad. Se analizan aspectos como orden, dimensión, velocidad, forma, inclinación, dirección, cohesión y presión.

Con estas consideraciones en mente, la grafología puede ser una gran aliada en los procesos de selección de personal.

Actualizado: 01/07/2009

© | Sitio desarrollado por PostelNet.